Los Copla coparon la octava luna


Los músicos santiagueños instalaron su peña en la noche del sábado.

El Dúo Coplanacu ya cumplió 30 años junto a la música, fueron consagrados por Cosquin en el 2000 y durante muchos años llevaron adelante su peña en el colegio Pio XII sobre la calle Presidente Perón.

La tradicional Peña fue un reducto por donde se fueron forjando los artistas nuevos y que logró generar un vínculo con los más jóvenes. La dupla compuesta por  bombo y guitarra de Julio Paz y Roberto Cantos  detuvo la producción de su peña en  Cosquin hace unos años, pero no en Córdoba Capital, que la continúan realizando en diferentes espacios.

De esta manera, instalaron su peña en en el escenario mayor de américa con una serie de invitados, entre los que se destacó: Franco Luciani con la zamba Agitando pañuelos y Mariana Carrizo con la copla de Doña Ubenza.

Un aire de renovación

Se podía prever en la programación de la octava luna que había una sensación de renovación. Artistas más jóvenes que ya tejieron su camino en el folklore de manera alternativa estuvieron presentes.

Tal es el caso de la artista local Paola Bernal que en esta ocasión estuvo con su nuevo proyecto denominado Palabración de la Tierra integrada por Juan Iñaki,  José Luis Aguirre y Mery Murúa. Mas tarde le tocó el turno de estar en escena a Ramiro González, músico riojano que cantó su tema Estoy donde debo estar, a modo de celebrar el lugar que ocupó en esta edición.

También paso Rubén Patagonia que desde hace varios años tiene un lugar en el final de la programación, pero no fue el ultimo artista. Arbolito se encargó de entregarle energía y power con su fusión rock folk casi sobre la madrugada con una cacharpaya a punto de iniciar.

Pero no hay que olvidar que Bruno Arias dio inicio a la octava luna. El músico jujeño, consagrado por la administración anterior, llevó un tumulto de personas que bailaron, pintaron de algarabía el arranque. Presentó su nuevo disco El Derecho a Vivir en Paz y cantó Pachamama con Pachi Herrera y la chacarera Ave de luz con Luciano Cañete.

Por Lionel Nadir Rodríguez

Comentarios

Comentarios